Mi cuerpo, mi escultura

August 12th, 2014 § 0 comments § permalink

Crear una colección siempre es un reto y al encontrar un punto de inspiración, se vuelve una fuente de ideas inagotable que requiere cuidado y trabajo detallado para lograr un gran resultado final.

Así ocurrió con la colección “Mi cuerpo, mi escultura”. Teniendo como primera iluminación las formas escultóricas, las creaciones de este trabajo buscaron resaltar la belleza del cuerpo creando profundas y delicadas siluetas que dejan ver una lejana alusión al atavío torero, esto, por la estética que comprende el traje de luces.

Para esta colección, la gasa, el velour y las lentejuelas fueron las encargadas de dar vida a piezas que, fieles al estilo de la marca Guillermo León, envuelven de estilo y elegancia a quienes las visten. Espero lo disfruten tanto como yo.marthahigareda
toreranegraescoteasimetrico

Sastrería (parte 3)

August 7th, 2014 § 0 comments § permalink

sastreriahombre1

Imagen: www.agustingarciasastre.com

Como he mencionado antes, la sastrería, como la moda, ha vivido constantes cambios a lo largo de su historia. En el caso del trabajo de sastrería para caballero, desde sus inicios en el siglo XV durante el Renacimiento hasta la actualidad, pasando de los pantalones cortos hasta el traje fit, tiene como distintivo la evolución.

Con grandes influencias de Italia, España, Francia y Londres, que fuera reconocida como capital mundial de la moda gracias a su trabajo en la sastrería, el traje para caballero se impuso como una prenda sobria, discreta, que debía ser de corte perfecto, convirtiéndose así en la indumentaria infaltable para cualquier gentlman.

Napoleón Bonaparte decía: “si a un campesino le das una espada, seguirá siendo un campesino, pero si primero le das un gran uniforme, ya es un soldado”. Estas palabras bien podrían trasladarse al momento de vestir a un hombre, no porque llevar un traje le haga lucir elegante, sino porque es un buen inicio para hacerlo.sastreria

 

 

Sastrería (parte 2)

August 4th, 2014 § 0 comments § permalink

sastremujer1

Imagen: Museo de la Indumentaria Kyoto

La sastrería femenina tiene sus orígenes a inicios del siglo XIX; en un principio las piezas que se confeccionaban tenían fuerte inspiración en las prendas masculinas por lo que los Frock Coats, Ulters y Chesterfields, entre otros, fueron populares en los armarios femeninos. En medida que la participación de las mujeres en distintas actividades aumentó, los vestidos cambiaron y se confeccionaron modelos que fueran más prácticos.

Para 1870 se impone la sastrería femenina y los cortes masculinos sufren cambios que dan paso a elegantes faldas y líneas más estilizadas que dan relieve a las formas femeninas. Una de las grandes aportaciones fue el traje sastre, que estaba asociado a la comodidad y carácter práctico que le caracteriza, principalmente por las exigencias urbanas de la época.

Uno de los pasos hacia la modernidad que dio la sastrería femenina fue la incorporación de la falda pantalón iniciada la segunda década de 1900, impulsada por Paul Poiret y con clara influencia oriental. Aunque en un principio su uso no se generalizó, la prenda se convirtió en una pieza imprescindible para la moda por lo que hubo esfuerzos por transformarla y generar novedades que evidenciaran su evolución.

sastremujer2

Imagen: Internet